Como deportistas nos encanta disfrutar de nuestro deporte no solo en términos de salud
sino también en términos de rendimiento. La mayoría de nosotros entrenamos para algún
objetivo, y seguimos algún tipo de plan o guía para que el entrenamiento sea realmente
provechoso. Pero obtener este rendimiento no se va ha poder mantener siempre, y llegará
un momento en el que tarde o temprano tendremos que disminuir nuestra actividad física.

¿Qué pasa cuando ya no puedo seguir haciendo un deporte? ¿Y cuando mi nivel físico y
mental no me permite seguir compitiendo?

Entramos así en una fase donde el trabajo psicológico es vital para poder adaptarnos a la
nueva situación y que pueda resultar de ella una experiencia positiva. El hecho de practicar
un deporte nos facilita en un muchas ocasiones una estabilidad y equilibrio social, físico y
psicológico muy positivo para el día, y cuando este equilibrio se rompe, por ejemplo por
lesiones, por un retiro deportivo entre otros nos puede provocar malestar e incluso, en los
casos más graves enfermedades.

Los errores más clásicos y que provocan esa mala adaptación a la retirada deportiva son:
-El parón total y de forma brusca la práctica deportiva.
-No ocupar el espacio que tenia el deporte con algún otro tipo de actividad.

Por tanto podemos decir que el retiro deportivo es una especie de “duele” y como cuando
perdemos a alguien importante debemos tener una serie de factores psicosociales en los
que apoyarnos para superar esta fase; en primer lugar una buena estructuración del tiempo
al que antes dedicábamos al deporte, apoyarnos en la familia y amigos para poder
compartir los momentos más duros, crear espacios para seguir vinculados al deporte de
alguna manera siendo conscientes de que ya no estamos compitiendo sino disfrutando y
por último hacer un trabajo de introspección que nos lleve a conocernos mejor y asimilar el
cambio. Al final con un poco de ayuda y una buena planificación podemos salir reforzados
de esta situación.

¿Y tu, has pensado en qué hay después del deporte? ¿Te lo has planteado alguna vez?