info@mentpsicologia.com
Cómo aprovechar al máximo la pretemporada de tu equipo

Cómo aprovechar al máximo la pretemporada de tu equipo

La pretemporada es un momento muy importante dentro de la temporada, en esta fase nos solemos centrar en preparar a nuestros jugadores, sobre todo a nivel físico y a nivel táctico, de cara a lo que nos vamos a encontrar en la temporada. ¿Pero podemos trabajar algo a nivel psicológico en este período de tiempo?

¿Qué debemos trabajar durante la pretemporada a nivel psicológico?

La respuesta a la pregunta anterior es sí, de hecho, hay cosas que deberían ser una de nuestras prioridades a la hora de plantear las sesiones.

Equipo unido=resultados

  • Cohesión de equipo: en este período los equipos suelen estar en formación, con muchos jugadores nuevos, otros que no se sabe si se quedarán o no, otros que solo se relacionan con los que ya conocen… Es nuestro deber como entrenadores trabajar esta cohesión para pasar de ser un grupo a un verdadero equipo. Además, a medida que el equipo se vaya cohesionando se irán estableciendo los diferentes roles dentro del equipo, así como los líderes.

Por otra parte, está demostrado que existe una correlación entre cohesión y rendimiento, por lo que merece la pena dedicar un poco de tiempo a trabajar esta variable.

Para trabajar la cohesión de equipo podemos hacer muchas cosas: dinámicas grupales, ejercicios más lúdicos dónde se tengan que relacionar entre todos, cambiar mucho de equipos/grupos en los diferentes ejercicios…

La idea es que los jugadores no se conozcan solo a nivel deportivo, sino también a nivel personal. También es importante que todos se sientan parte del equipo, que todos tienen su función, para ello es importante que demos feedback y minutos a todos nuestros jugadores.

En un equipo la comunicación es clave

  • Comunicación: una de las grandes quejas de los entrenadores es que falta comunicación en los partidos. Por supuesto que esto se puede trabajar y mejorar, pero ¿quién lo trabaja durante los entrenamientos? La pretemporada es el momento ideal para trabajar la comunicación dentro del terreno de juego, ya que también nos puede ayudar a mejorar la cohesión de equipo e integrar a aquellos jugadores nuevos. Además, la comunicación la podemos trabajar en prácticamente todos los ejercicios que hagamos, simplemente se trata de poner la atención en ello e ir habituándose.

¿Qué queremos conseguir?

  • Objetivos: en esta fase es cuando se deben establecer los diferentes objetivos del equipo. Debemos establecer objetivos a largo plazo (final de temporada) y también a corto y medio plazo (semanales/mensuales), ya que, si sólo establecemos objetivos a largo plazo, siempre estaremos con la presión de saber si conseguimos o no el objetivo. En cambio, si vamos consiguiendo objetivos semanal o mensualmente, obtendremos una mayor confianza. Además, estos objetivos deberían poner el foco en el proceso y no en el resultado.

Por otra parte, a partir de los objetivos establecidos los jugadores tendrán que plantearse que nivel de compromiso deben tener para conseguirlos y si están preparados para mantenerlo toda la temporada.

¿Cómo lo queremos conseguir?

  • Valores: los valores definen la identidad de las personas, y también de los equipos, por lo que este momento es ideal para trabajar la identidad de nuestro equipo. ¿Qué queremos que piensen de nosotros nuestros rivales? ¿Qué imagen queremos dar? Estas preguntas son las que nos debemos plantear a la hora de definir nuestra identidad. Está bien cumplir con nuestros objetivos, pero nuestros valores marcaran el camino hacia estos.

El hábito hace al campeón

  • Rutinas: muchos entrenadores no prestan atención a las rutinas de sus jugadores hasta el primer partido de liga. Por este motivo, durante la pretemporada no existen rutinas a la hora de concentrar-se, lo que se hace dentro del vestuario, calentar… Y cuando llega el primer partido de liga los jugadores se encuentran con unas rutinas totalmente nuevas, haciendo que estén más pendientes de estas novedades que del partido. Todo esto se evitaría si trabajáramos todo esto desde el principio de la temporada, llegando al primer partido de liga con una rutina más consolidada y facilitando la concentración de nuestros jugadores.

Conclusiones

Como hemos visto, en la pretemporada hay mucho trabajo por hacer a nivel psicológico. SI bien es cierto que hay algunas cosas que se deben realizar a parte del propio entrenamiento, como definir objetivos o establecer los valores del equipo, hay muchas otras cosas que podemos trabajar mientras realizamos los entrenamientos o partidos. Por ello, debemos intentar ir trabajando todas estas variables para que cuando llegue la hora de competir todas éstas nos ayuden a competir mejor y no se conviertan en un lastre.

Si quieres que te acompañemos o te ayudemos a potenciar la parte mental de tu equipo. Cuenta con nuestro equipo de psicólogos deportivos para sacar el máximo rendimiento. Somos tu mejor complemento.

CONTACTA CON NUESTRO EQUIPO AQUÍ

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú
×

Carrito